¿Te suena el nombre de Bletchley Park? Probablemente, no. Y sin embargo, Europa le debe mucho a este recóndito lugar, ya que fue aquí donde los aliados descifraron los mensajes de Enigma, la máquina con la que las fuerzas militares de la Alemania nazi transmitían sus mensajes.

Olvidado y mantenido en secreto durante años, en la actualidad, el complejo es un museo en el que se recuerda la importante labor de aquellos que trabajaron en él. Al fin y al cabo, Bletchley Park es considerado la cuna de la computación, gracias al valioso trabajo de matemáticos e ingenieros como Alan Turing, I.J. Good o Max Newman.

Máquina Enigma de cifrado de mensajes utilizada en la Segunda Guerra Mundial que se puede ver en Bletchley Park

Máquina Enigma

Conociendo Bletchley Park

La que fue la principal instalación del ejército británico dedicada al descifrado de códigos durante la II Guerra Mundial, consta de un conjunto de barracones y una pequeña mansión victoriana. En ellos trabajaron más de 10,000 personas, muestra de la envergadura que tendría este complejo durante la contienda.

Nada más entrar encontramos el barracón principal en el que podemos ver una recreación de la máquina “Bombe” y un especial sobre Alan Turing. También descubrimos varias máquinas Enigma (incluida una española), un área dedicada a la campaña asiática y otra a los espías del MI6, entre ellos el español Juan Pujol García. En la parte de arriba encontramos un pequeño museo en el que se escenifica cómo se vivía en la época. Es importante señalar que al finalizar la guerra se destruyó todo el material del complejo, como documentos, máquinas o planos, así que la mayoría de las cosas son réplicas de esa época. 

Reproducción de la máquina Bombe de Alan Turing para ayudar a descifrar los mensajes cifrados por la máquina Enigma

Reproducción de la máquina Bombe

A nuestra salida encontramos el estanque, desde el que disfrutar de las vistas de la mansión. Lo bordeamos encontrándonos con una zona de juegos donde poder descansar, hacer un picnic o disfrutar con los más pequeños. Como ya es la hora de comer (¡hemos pasado casi 2 horas en el primer barracón!) nos acercamos a la caseta número 4 (Hut 4), donde disfrutamos de una rica comida.

Ahora que ya hemos recargado las pilas podemos seguir con la visita, así que damos un corto paseo hacia el Hut 12, que recoge los pocos documentos originales que se han encontrado.

Oficina en Bletchley Park donde se descifraron los códigos de la máquina Enigma gracias al trabajo de Alan Turing

Interior de la Mansión en Bletchley Park

Volvemos hacia la mansión, que todavía no hemos visitado. Por el momento sólo se puede visitar la planta baja de esta casa victoriana, donde encontramos la oficina de Alastair Denniston (Head of the Government Code and Cypher School, responsable de Bletchley Park) y la biblioteca.

La mansión también cuenta con una exhibición sobre la película The Imitantion Game (2014). La película, protagonizada entre otros por Benedict Cumberbatch, Keira Knightley y Matthew Goode, trata precisamente del trabajo que se llevó a cabo en Bletchley Park, los acontecimientos allí ocurridos y el papel que jugó Alan Turing en ellos. 

Continuamos nuestra visita por los garajes, los bungalows y los cottages, donde aprendemos sobre el importante trabajo de los matemáticos polacos. De ahí, pasamos a ver los últimos barracones: Hut 3, 6 y 8. En ellos se descifraban, traducían y analizaban los mensajes de Engima, labor esencial para la victoria aliada en la guerra, tanto para conocer los movimientos del enemigo, como para influir en ellos.

Aunque a nosotros no nos dio tiempo a visitarlos, en el complejo también se encuentran The National Museum of Computing, un museo sobre la historia de la computación, y The National Radio Centre, que indaga sobre el desarrollo de la comunicación radiofónica.  

Circuitos de la máquina Bombe de Alan Turing para ayudar a descifrar los mensajes cifrados por la máquina Enigma

Circuitos de la máquina Bombe

Fin de la Guerra y cierre

Con el fin de la II Guerra Mundial las instalaciones empezaron a utilizarse para diferentes propósitos, pasando de mano en mano y cayendo en desuso, barajándose incluso la opción de derribar el complejo.

Por suerte, en 1992 el ayuntamiento de Milton Keynes lo declaró un área de conservación y se creó el Bletchley Park Trust para restaurar las instalaciones y crear un museo. Aun así, no fue fácil conseguir los fondos para su restauración y no fue hasta finales de la década del 2000 cuando empresas como IBM, Google o el Heritage Lottery Fund contribuyeron para que la renovación fuera posible. La gran reapertura tendría lugar en junio de 2014 gracias a un duro trabajo de restauración, manteniendo la atmósfera original.

Vehículos originales en Bletchley Park

Muestra de los vehículos de la época

Información útil

Situado a unos 80 kilómetros de Londres, el tren desde la estación de Euston tarda unos 40 minutos. Si vives en Birmingham o Coventry, el trayecto es de aproximadamente una hora y cuarto. La entrada cuesta 16 libras y te permite visitar el complejo durante todo un año desde la fecha de compra. Además, Bletchley Park ahora forma parte del ‘Days out guide’ de National Rail, por el que si viajas en tren tienes 2 entradas por el precio de una. El único requisito es conservar el billete del tren para enseñarlo en taquilla.