Warner Bros Studios, Karen RoeHablar de Harry Potter es hablar de uno de los mayores fenómenos literarios de los últimos años. Sus adaptaciones cinematográficas no se quedaron atrás, siendo Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 2 la cuarta película más taquillera de la historia a nivel mundial. Millones de personas alrededor del planeta han leído los libros y/o visto las películas. Por eso hoy invitamos a todos sus fans (y a los que no lo son, porque el mundo del cine es tan fascinante que seguro que te cautiva) a que visitéis los estudios de Warner Bros, The Making of Harry Potter, en Londres. La visita dura aproximadamente tres horas pero puedes hacerla a tu ritmo ya que en su mayor parte no es guiada. Durante este tiempo, podrás ver los decorados y escenarios más famosos de las películas de Harry Potter.

Al visitar Warner Bros Studio Tour London explorarás la magia de las películas del célebre mago, así como del cine, puesto que durante la visita podrás situarte detrás de las cámaras y disfrutar de los decorados, el vestuario y otros elementos de atrezo. Además, podrás descubrir cómo se han rodado muchas escenas de las películas gracias a los efectos especiales, a los animatronics o a los modelos a escala real de los que tanto se nutren las películas. Además, tendrás ocasión de disfrutar con algunos de los objetos auténticos y participar en las exposiciones interactivas, que te harán sentir como si fueras un personaje más.

Entre otras muchas cosas, en la visita podrás entrar en decorados tan míticos como el auténtico Gran Comedor del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, explorar el despacho de Dumbledore, la sala Común de Gryffindor, el dormitorio de los chicos, la cabaña de Hagrid, el aula de la clase de pociones y el despacho de la profesora Umbridge en el Ministerio de Magia. También podrás ver elementos importantes de la saga como la escoba Nimbus 2000 o la moto voladora de Hagrid.

Además podrás disfrutar en tu visita a los estudios de una panorámica de 360º de Hogwarts gracias a una increíble maqueta, que es la joya del departamento creativo y que fue creada para la primera película, Harry Potter y la Piedra Filosofal. La maqueta, de aproximadamente 15 metros de diámetro, cuenta con unas 2.500 luces de fibra óptica que imitan la luz de faroles y antorchas que consiguieron crear la ilusión de que había estudiantes caminando por los pasillos. Para mostrar los efectos de iluminación del castillo, cada cuatro minutos se completa un ciclo que muestra el cambio de luz con el paso de las horas, del día a la noche, para que los visitantes puedan disfrutar de esta experiencia en todo su esplendor.