Si sois de los que se fijan en los detalles cuando paseáis por las calles de cualquier ciudad o pueblo de Reino Unido, os habréis dado cuenta de lo peculiares que son los carteles de los pubs.

Como ya os contamos en nuestra entrada sobre los pubs, fueron los romanos los que les dieron a los ingleses sus primeros pubs hace casi dos mil años, gracias a las tabernae, y con ellas los primeros carteles para anunciar el negocio: un puñado de hojas de vid que colgaban fuera para indicar que tenían vino para vender.

Sin embargo, como las hojas de vid no estaban disponibles en el frío clima británico en su lugar fue colgado un arbusto de hoja perenne. De hecho, todavía hoy muchos pubs incluyen en sus nombres las palabras “bush, bull o bull & bush” en referencia a los arbustos de los carteles.

Tras las tabernae llegarían las Alehouses, viviendas en las que se elaboraba y servían su propia cerveza. Para indicar que la cerveza estaba lista colocaban fuera los palos con los que removían la cerveza (Alestake), y si además colocaban hojas de arbusto, es que vendían vino.

En 1393 el rey Ricardo II decretó que las Alehouses debían mostrar una señal o su cerveza sería confiscada. Esta señal no serviría sólo para informar que tenían cerveza para vender, sino que también era una señal para que el Ale-Conner o Ale-Taster (un oficial nombrado anualmente en la corte para asegurar la calidad y la salubridad del pan y la cerveza) visitara las instalaciones y evaluara la cerveza.

Los posteriores cambios en la legislación eliminaron los alestakes y tabernas y posadas adoptaron la práctica de otros oficios mostrando un signo pictórico. A diferencia de los zapateros o los herreros que mostraban un zapato o una herradura en sus carteles, las tabernas y posadas optaron por objetos sin relación a su comercio eligiendo objetos como el sol o la luna, o un cisne o águila.

Los animales han sido una fuente importante para nombrar a los pubs durante siglos. Muchos, además, hacen referencia a las cacerías, ya que muchas de ellas comienzan y acaban en un pub. Algunos ejemplos son The Red Deer, Roebuck, The Dog and Duck, Pheasant, Fox and Hounds o Hare and Hounds.

Los establecimientos que estaban en manos de la Iglesia tenían un símbolo cristiano, como Lamb of God (el cordero), The Cross Keys (las llaves de San Pedro), The Bull (el Toro, en conexión con Roma y el sello del Papa), The Anchor (el ancla representa la fe), The Mitre (la mitra), The Ship (el arca de Noé), etc.

También fueron comunes los pubs que hacían alusión a las Cruzadas, como Ye Olde Trip to Jersulam en Nottingham, que se enorgullece de ser uno de los pubs más antiguos de Inglaterra, ya que lleva sirviendo cerveza desde 1189. De esta misma temática hay que mencionar también The Turk’s Head, Saracen’s Head o Lamb & Flag.

Tras la Reforma muchas de las referencias católicas se cambiarían por unas relacionadas con motivos monárquicos, y así The Pope’s Head se re-titulaba como The King Head. Otros tantos pubs hacen mención a la monarquía con rosas, coronas, leones… como The Rose & Crown, Crown and Sceptre, King’s Arms, Queen’s Arms, The Victoria, Royal Oak (haciendo referencia a la huída de Carlos II en la Guerra Civil cuando se escondió en el hueco de un roble) o Red Lion. Por cierto, este último es uno de los nombres de pub más común, con más de 500 en Reino Unido, ya que en 1603 el rey Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia ordenó que el león rojo (símbolo heráldico de Escocia) debía mostrarse en todos los edificios de importancia, incluidos los pubs.

El nombre, y por lo tanto el cartel, también podían representar a una persona importante de la localidad o un oficio, como The Blacksmith’s Arms (Los brazos del herrero), The Potter (el cacharrero), The Fleece (la lana), Woolsack (el saco de lana), The Barley Mow (la siega de la cebada) o The Jolly Farmer (el granjero feliz).

La heráldica también ha mostrado su importancia en los carteles de los pubs. Como son comunes los leones en los escudos de armas a partir de la conquista normanda, es habitual encontrarse con pubs que se llaman The Black Lion, Golden Lions, The White Lion, etc. También lo son The Unicorn (el Unicornio de los escudos escoceses), The Red Dragon (el dragón rojo de Gales) o The White Hanoverian Horse (el caballo blanco hannoveriano).

Otros tantos pubs hacen honor a personajes famosos como Shakespeare, el almirante Nelson o el Duque de Wellington.

En el siglo XVII las casas públicas eran bastante numerosas con lo que fue necesario distinguirse las unas de las otras, llegando a estar 20 establecimientos en la misma calle. Como consecuencia, las señales se fueron haciendo cada vez más grandes y sofisticadas para tener más categoría y atraer mejor a la clientela.

Algunas señales alcanzaron tal altura y eran tan pesadas que llegaron a derrumbarse y matar a los peatones que pasaban por la calle, por lo que en 1667 una ley del Parlamento limitó el tamaño de los letreros. Para suplir la limitación de la altura, muchos pubs contrataron a pintores importantes. Por ejemplo, se cree que Sir John Everett Millais, pintor e ilustrador británico, y uno de los miembros fundadores de la Hermandad Prerrafaelita, podría haber pintado numerosos carteles.