A priori Londres no parece la mejor ciudad para desplazarse en bicicleta, es inmensa y el clima la mayor parte del año no invita a ponerse a pedalear. Sin embargo el carácter londinense es contrario a esto y es una ciudad con un amplio volumen de desplazamientos en bicicleta.

Por este motivo, el propio Ayuntamiento de Londres desde Junio de 2010, a través de una concesión al banco Barclays, ha establecido una amplia red de alquiler de bicicletas muy similar al que ya existen en otras ciudades europeas y españolas, como Barcelona, Valencia o Sevilla.

Para poder disfrutar de este servicio no es necesario más que una tarjeta de crédito. Primero se deberá abonar una cantidad de libras para tener derecho de acceso al servicio.

24 Horas: 2 Libras

7 Días: 10 Libras

1 Año: 90 Libras más 3 Libras por la llave de acceso.

Una vez pagado estas cantidades, se tiene derecho al uso de las bicicletas. Se pueden hacer tantos desplazamientos de máximo 30 minutos como se deseen, dejando pasar un mínimo de 5 minutos entre dejar la bicicleta y coger la nueva. Si se pasan de esos 30 minutos se empezara a tarificar por el servicio del siguiente modo:

  • Hasta 30min – GRATIS
  • Hasta 1h – £1
  • Hasta 1h 30min – £4
  • Hasta 2h – £6
  • Hasta 2h 30min – £10
  • Hasta 3h – £15
  • Hasta 6h – £35
  • Hasta 24h – £50

El modo de uso es muy sencillo. En las estaciones de alquiler tocas en la pantalla táctil para empezar. Seleccionas el idioma español y pinchas en el icono de “Alquilar una bicicleta”. Insertas la tarjeta en el lector. En este punto no te cobra nada, sino simplemente te verifica todavía te queda tiempo en tu periodo de uso anterior. Si ya te ha caducado o es la primera vez que lo utilizas, te dirá que elijas tu periodo de uso: 24 horas o 7 días.

Una vez seleccionado el periodo de uso, te volverá a pedir que insertes la tarjeta bancaria para realizar el pago. Luego te pide que elijas cuantas bicicletas quieres alquilar. Con la misma tarjeta puedes alquilar hasta 4. El siguiente paso es elegir cuando quieres empezar a utilizar el servicio. Lo normal es elegir para empezar en ese mismo momento, por lo que a partir de que aceptes, te empiezan a contar las 24 horas o los 7 días. Si eliges empezar ahora, se te imprimirá un cupón con un código de 5 cifras. Este es el código que hay que utilizar para poder liberar una bicicleta y poderla usar. Desde que lo imprimes, tienes 10 minutos para elegir que bicicleta te gusta más de las que haya y liberarla.

Una vez la liberes empieza a correr el tiempo de uso. Para dejarla simplemente tienes que acercarte a cualquier estación de alquiler e introducirla en el poste de sujeción hasta que se encienden los leds verdes de la base.

Si llegando a la estación de destino no hubiera sitio disponible, tienes que indicarlo en el puesto de la estación, de esta forma tu plazo de alquiler se amplía otros 15 minutos más de manera gratuita para llevarlo a otra estación. El mismo ordenador te indicará cual es la estación con puestos libres más cercana.

Dos advertencias antes de empezar a  usar las bicicletas inglesas. Recuerda que se circula por la izquierda. Parece obvio pero a los 5 minutos se te olvidará. La otra es que los frenos también están cambiados. En Europa la rueda trasera se frena con la derecha y la delantera con la izquierda. Pues bien. En Reino Unido también esto está al revés.