Quizá su nombre no te diga nada, pero esta pequeña ciudad situada al sur de Birmingham, recibe al año más de un millón de turistas al año. ¿El motivo? La ciudad se vanagloria de haber visto nacer (y morir) al escritor anglosajón más famoso e importante de todos los tiempos: William Shakespeare. No es de extrañar que la ciudad se haya convertido en lugar de culto para los amantes de la literatura.

Pero Stratford-upon-Avon tiene mucho más que ofrecer, ya que posee ese encanto propio de la campiña inglesa, así como a otro ilustre hijo pródigo, John Harvard, fundador de la prestigiosa universidad norteamericana. Será fácil reconocer su casa si caminas por High Street, ya que en ella ondea una gran bandera de Estados Unidos.

El sueño de una noche de verano

Shakespeare Birthplace, Stratford-upon-Avon. Beatriz Ramírez ©William Shakespeare nació en Stratford-upon-Avon en abril de 1564. Hijo de John Shakespeare y Mary Arden, nació en la calle Henley, donde ahora se ubica el Shakespeare Birthplace Trust. La organización es la encargada de preservar el legado del escritor inglés, gracias a las donaciones y los ingresos generados por los visitantes, ya que no recibe fondos ni subvenciones del Gobierno. El Shakespeare Birthplace Trust tiene entre su patrimonio las cinco casas de estilo tudor que formaron parte de la vida del escritor y su familia: Shakespeare’s Birthplace, Anne Hathaway’s Cottage & Gardens, Nash’s House & New Place, Mary Arden’s Farm y Hall’s Croft.

Shakespeare vivió sus primeros años de vida, así como los cinco primeros años de matrimonio con Anna Hathaway, en la casa de Henley Street. La visita comienza con un vídeo en el que se cuenta la vida del escritor y dramaturgo para después salir al pequeño jardín de la casa.

Dentro de la casa podrás visitar todas las habitaciones, en las que encontrarás a un guía vestido de época, que te contará todo lo que necesitas saber sobre el escritor o la casa. Son muy amables, además de unos auténticos expertos en la materia, así que no dudes en preguntar cualquier duda que tengas.

Harvard House Stratford-upon-Avon. Beatriz Ramírez ©

Casa de John Harvard

La Nash’s House & New Place son la casa de la nieta del escritor y la casa en la que vivió William Shakespeare al volver de Londres, respectivamente. Se cree que aquí escribiría alguna de sus últimas obras, como La Tempestad. También se puede visitar la casa de su hija, Susanna Shakespeare, y su marido, John Hall, Hall’s Croft.

Debes saber que dos de las casas se ubican a las afueras de la ciudad. Anne Hathaway’s Cottage & Gardens es la casa de campo de la que fue su primera esposa. La casa está a 2km al oeste por Shottery Road y cuenta con un increíble jardín con secciones dedicadas a las hierbas, las orquídeas y un arbolario. La casa de la madre de Shakespeare, Mary Arden’s Farm, está ubicada a 6km de la ciudad, y permanece prácticamente inalterada desde entonces.

William Shakespeare probablemente cursó sus primeros estudios en la escuela primaria local, la Stratford Grammar School, en Church Street, lo que debió haberle aportado una intensiva educación en gramática y literatura latinas. Justo a su lado está la Guild Chapel, una pequeña iglesia en la que a veces se realizan conciertos y obras de teatro.

Pasea por la ribera del río Avon

Royal Shakespeare Theatre. Beatriz Ramírez ©A cinco minutos del centro se encuentra la iglesia en la que está enterrado Shakespeare, la Holly Trinity Church. Visita la sepultura del genio con su famoso epitafio: “Blesed be the man who spares these stones. And cursed be he that moves my bones”.

Pasea por la orilla del río hasta llegar al Royal Shakespeare Theatre Waterside, que alberga a la Royal Shakespeare Company, la compañía de teatro más famosa de Reino Unido, toda una institución. A su lado está Bancroft Gardens, donde descansar admirando las vistas. Es posible alquilar barcas o subir a pequeños ferrys para dar un paseo por el río.

La ciudad también tiene una granja de mariposas, Stratford-upon-Avon Butterfly Farm, donde disfrutar de algunas de las mariposas más espectaculares y coloridas del mundo volando a tu alrededor.

Aprovecha el buen tiempo y visita este pequeño rinconcito en la campiña inglesa, que te aseguro no te decepcionará.