Hace un tiempo os dimos información sobre lo que tenías que hacer si querías registraros en el Consulado de España en Londres o Edimburgo. También os hablamos del tema hace unos meses con motivo de las recientes Elecciones al Parlamento Europeo.

Hoy queremos completar la información mostrando cuáles son las ventajas e inconvenientes de registraros en el Consulado de España en Londres.

Primeramente, recordaros que es un derecho y no una obligación, por lo que la última palabra la tenéis vosotros como ciudadanos. Sin embargo, es muy recomendable hacerlo, como ahora explicaremos, pues nos puede facilitar la vida, máxime si se piensa estar en el país durante un periodo largo de tiempo.

La principal ventaja de esta registrado en el Consulado de España es que el Gobierno sabe que estas ahí, en Reino Unido. Y no me refiero únicamente a que conste en las estadísticas como que eres un emigrante. Sino más bien a que si sucediera cualquier circunstancia imprevista, por ejemplo, una inundación en la localidad en la que vives, el consulado primeramente buscaría en el Registro, y sería mucho más fácil localizarte.

También es necesario, como ya dijimos, si quieres ejercer tu derecho al voto en España, con una excepción. Al registrarte en el Consulado de España, te empadronas en Reino Unido. Por tanto, no puedes votar a las elecciones municipales y autonómicas.

Sólo los españoles registrados en el Consulado de España pueden proceder a la renovación del Pasaporte. En caso contrario, para renovar cualquier otro documento, DNI o Carnet de Conducir Español, tendrás que regresar a España.

Eso sí, el Consulado de España puede expedir documentos de viaje o salvoconductos en caso de urgencia, por ejemplo, por la pérdida de toda la documentación en viaje a Reino Unido.

También, sólo los registrados en el Consulado de España pueden solicitar legalizaciones de documentos, como por ejemplo, de un certificado médico de una institución oficial si te piden un informe psicológico para un trabajo de enfermero.

El Consulado Español es que te acredita sobre documentos necesarios para la vida en el extranjero, como la homologación del carnet de conducir, o de documentos del Registro Civil.

Así mismo, si estás registrado en el extranjero no puedes ser llamado a formar parte de un Jurado Popular ni miembro de una Mesa Electoral.

Por último, como principal desventaja es que pierdes el padrón del municipio donde vivías, y al volver necesitas registrarte de nuevo en tu ayuntamiento. Esto puede suponer un engorro a la hora de acceder a determinadas ayudas sociales en las que dependa la antigüedad del padrón como un requisito a tener en cuenta.