Seguro que muchos de vosotros no habéis pensado en la posibilidad que hoy queremos mostraros. Es más, seguro que no creéis que sea una posibilidad viable en vuestro sector, sin embargo, gracias a las ventajas que ofrece el sistema británico sí lo es. Nos estamos refiriendo a darse de alta como autónomo, o self-employed.

Es importante decir que no solo es necesario darse de alta como tal cuando empiezas una aventura empresarial por tu cuenta, sino también, para determinadas profesiones liberales, como abogados o ingenieros, es posible darse de alta como autónomo y sin embargo facturar a una sola empresa, es decir, trabajar, al final, para una empresa.

Hasta aquí nada diferente al sistema español, lo que difiere es lo ventajoso de este sistema. Mientras que en España algunas empresas imponen esta forma de contratación, en Reino Unido es voluntario, y, además, mientras que el régimen fiscal es peor al de un asalariado, en Gran Bretaña puede suponer un aumento del salario considerable al pagar, por esta vía, menos impuestos.

Para registrarnos como autónomo necesitamos primero estar registrados en el sistema de seguridad social británico, es decir, tener el NIN. Una vez lo tenemos, el siguiente paso es registrarse en la Hacienda británica, llamada H.M. Renueve & Customs.

Hasta aquí parece mucho más sencillo que en España donde, si no es por los tramites de una gestoría, sería casi imposible, y ciertamente lo es, porque, además, estos trámites se hacen una vez hayas comenzado la actividad. Sí, aunque parezca increíble es así, primero empiezas a trabajar y luego te registras.

Otra cosa que cambia es que, a diferencia de en España, donde desde el primer momento tienes que registrar el IVA soportado y repercutido, en Gran Bretaña va por tramos, y en función de tu facturación anual estarás en un tramo u otro, lo que supondrá tener o no VAT Number (el CIF) y por lo tanto tener o no que pagar el IVA (VAT).

Seguro que aquí ya te has perdido un poco, los fiscalistas son así. Significa que si no tienes que pagar VAT por tu facturación soportaras todo el VAT que consumas como empresa y no podrás repercutirlo en tus bienes o servicios. Es decir, si compras un ordenador para ejercer de traductor, por ejemplo, tendrás que pagar el VAT de ese ordenador y cuando hagas las facturas a tus clientes no podrás desglosar el VAT de tu producto, y todo el importe irá a contar como ingresos en tu cuenta de resultados.

Pagar impuestos

Esto es importante porque en función de tus ingresos dentro del año fiscal estarás en un tramo o en otro, lo que supondrá pagar una cantidad u otra de impuestos.

En Reino Unido, el año fiscal, tax year, va del 6 de Abril al 5 de Abril del año siguiente y se paga la previsión de lo que vas a facturar antes del 31 de Enero anterior a empezar el año fiscal, se devuelve, si procede, una vez presentada la declaración, y si fuera necesario pagar más se deberá hacer antes del 31 de Julio. Las cuotas como autónomo dependen del tramo y el pago del VAT también depende, ahora lo explicaremos.

En el primer tramo, si no facturas más de 6,025 Libras al año, estamos dentro del tramo Class 2, por lo que hay que pagar una cuota mínima de autónomo de 2.85 Libras semanales, pero se puede aumentar si luego se quiere disfrutar de una mejor jubilación. Tampoco es necesario pagar cotización alguna si registras unos ingresos menores a 5.725 Libras.

El segundo tramo es el que comprende una facturación entre 8,164 Libras y 45000 Libras, y estaríamos dentro del tramo denominado Class 4. La cuota es el 9% de los beneficios entre esas cantidades o el 2% de los beneficios de todo el montante.

Como ya hemos dicho, no es obligatorio registrar el VAT para los autónomos, sin embargo, sí lo es cuando nuestra facturación supera las 79.000 Libras. Y aquí es donde entra la gran diferencia con respecto del sistema español.

En España, como hemos dicho, se liquida trimestralmente. En Reino Unido se liquida anualmente y existen dos circunstancias. Si estas registrado por menos de 12 meses, tienes que hacer una previsión de lo que vas a recaudar de VAT por lo que queda de año fiscal. Si ya llevas registrado más de 12 meses, tienes que hacer la misma predicción para el año fiscal siguiente basados en el ejercicio anterior. Es decir, prevés lo que vas a facturar por VAT en el ejercicio 2014-2015 en base al 2013-2014.

En cualquier caso, una vez acabado el ejercicio fiscal, si pagaste más de lo que te correspondiente, puedes pedir la devolución con el VAT Return, o si te quedaste corto proceder al segundo pago antes del 31 de Julio.

El mundo de la fiscalidad es un poco lioso y lo único que queremos es ampliaros un poco las posibilidades que nos ofrece Gran Bretaña a la hora de trabajar.

Posts Relacionados