Entre el 18 de septiembre y el 31 de octubre de 2015 se va a celebrar uno de los eventos deportivos más importantes del planeta en Inglaterra. Igual os pilla un poco despistados, pues el evento es en un deporte bastante minoritario en España, el Rugby, por eso queríamos hacernos eco en destinoreinounido.com

Del Rugby se dice que es un deporte de villanos jugado por caballeros, y si alguna vez habéis visto un partido lo comprenderéis. A primera vista resulta un poco impactante la cantidad de golpes que se dan unos a otros, y lo físico que es ese deporte, pero sin embargo, es raro ver una entrada fea, a mala intención o, simplemente, que no se justifique como propio lance del juego.

En Inglaterra, y en todo Reino Unido, sin embargo, si están más familiarizados con este deporte, no en vano, ellos lo crearon a mediados del siglo XIX. No es que sea el deporte mayoritario, que ya sabemos que es el fútbol, y de largo, pero sí es un deporte ampliamente practicado, con una afición consolidada, y que se expresa, incluso con tintes nacionalistas, en el gran torneo anual de Rugby, el VI Naciones.

Al igual que otros grandes eventos deportivos, se celebra cada 4 años y, en esta ocasión, los equipos de Inglaterra, Gales, Irlanda, Nueva Zelanda y Argentina son los grandes favoritos para llevarse el título.

Las sedes son Londres, con tres estadios, Cardiff, Newcastle upon Tyne, Manchester, Birmingham, Leeds, Leicester, Milton Keynes, Brighton, Gloucester y Exeter. El partido estrella, aunque cueste creerlo, no será en Wembley, el estadio británico por excelencia y más grande (que pertenece, por otra parte, a la Footbal Asociation), sino en Twickenham Stadium.

Eso es debido a que este estadio es algo así como una de las cunas, mejor dicho, La Catedral, del Rugby. Es la sede de la Rugby Football Union, la federación inglesa de Rugby, y como tal, la sede de la selección de Inglaterra. Que la disputa sea en ese emblemático lugar es todo un símbolo en un deporte tan fiel a sus tradiciones.

Y para despedirnos, una de las mejores tradiciones de este deporte. El partido se divide en dos tiempos de 40 minutos cada uno. Pues bien, una de las tradiciones es que hay un tercer tiempo, donde pase lo que pase, y sea el partido que sea, los dos equipos después del partido comparten una pinta en las entrañas del estadio (o pub más cercano) como signo de respeto al contrario.