Mapa del Greater London, Wikipedia, MRSCUna de las primeras preguntas que surgen cuando pones un pie en Londres es, ¿dónde vivir? ¿Cuáles son las mejores zonas? ¿Y las más económicas? ¿Cuánto debo pagar?

Empecemos por la primera pregunta que me debo hacer: ¿cuánto me quiero gastar? El precio puede variar oscensiblemente, pero la media ronda las 500 libras, si se quiere una habitación individual de un tamaño razonable. Si a uno no le importa compartir habitación, práctica común en Londres, los precios bajan hasta las 300 libras al mes. Hay que tener en cuenta que los caseros (landlords) suelen pedir un mes de fianza por anticipado –no es recomendable pagar más de eso-.

Realismo y comodidad

Obviamente, a la hora de la elección del alojamiento el factor económico es clave. Para la mayoría de los humanos, la zona centro, es decir, la zona uno, se antoja como una utopía. Por ello, aquellos que decidieron vivir en Londres para ver desde su ventana el Big Ben o el Buckingham Palace deben reconsiderar su idea.

Si acabas de llegar a Londres, pero ya tienes un trabajo, lo mejor es buscar casa cerca del mismo. Aunque parezca una perogrullada, la ciudad es gigante y, aunque el transporte funciona razonablemente bien, no querrás perder más de tres horas entre ir y volver al trabajo al día. Además, te ahorrarás un buen dinero en transporte. Un tiempo razonable para llegar al trabajo es una hora. Todo lo que sea bajar de ahí es positivo.

Una vez descartada la zona 1 es hora de abandonar la idea de vivir en sitios turísticos/famosos. A todo el mundo le gustaría vivir en Notting Hill –si lo hizo Julia Roberts por qué no voy a poder hacerlo yo- o estar a dos pasos de la animada zona de Candem Town o Shoreditch, pero entonces hay que subir el presupuesto. En estos sitios, donde la oferta es mucho menor que la demanda, será más complicado, que no imposible, encontrar una habitación buena a un precio razonable.

Lo más popular

Terraced houses in London by Ayla87La mayoría de la gente que trabaja en el centro o que simplemente quiere disfrutar de la vida que ofrece la ciudad vive entre las zonas 2 o 3. Sin duda, para la población extranjera, y en especial la española, el mayor núcleo de población se encuentra en el norte y en el este.

Las zonas cercanas al Parque Olímpico de Stratford por su cercanía al centro y, sobre todo, por los precios asequibles son una de las opciones favoritas de los españoles. Así, los barrios de Mile End y Bow son los más populares. En cuanto al norte, Manor House y Finsbury Park –muy cerca del estadio del Arsenal- concentra la mayor cantidad de población española. Además de todas estas ventajas, hay que sumar que se encuentran muy cerca de las zonas más movidas de la ciudad como Dalston, Shoreditch o Candem, donde cualquier día de la semana se puede encontrar diversión. Hay multitud de opciones de transporte, ya sea diurno o nocturno.

El sureste –la principal referencia es el turístico barrio de Greenwich– tiene como mayor problema el transporte, ya que debido a los canales del Támesis el sistema de transporte se ralentiza, debiendo usar el DLR (Dockland Light Railway) que puede resultar desesperante. Además, son áreas que pueden resultar más conflictivas a medida que nos alejamos del centro.

En ese sentido, mucha gente descartaba el sur. Barrios como Brixton, Balham o Stockwell eran desechados por la mayoría por la inseguridad. Ante todo, Londres es una ciudad muy segura y estos barrios han sufrido una reconversión importante en los últimos años, así que el sur es una buena opción.

Y, finalmente, al oeste de la ciudad nos encontramos sin duda con la parte más inglesa, en especial el sudoeste. Probablemente sea la parte más agradable de la ciudad , pero el mayor problema son los precios. Hammersmith, Fulham, Putney e, incluso, Clapham son barrios muy agradables para vivir, pero los alquileres suelen ser más altos puesto que la clase acomodada inglesa se da cita especialmente en esa parte de la ciudad. Al oeste, barrios residenciales como Acton o Ealing resultan muy económicos y tranquilos.

Londres, como siempre, ofrece multitud de variantes y múltiples opciones, con lo que siempre tienes que elegir la que más te convenga. Eso sí, lo mejor es reconocer la situación sobre el terreno y nunca pagar sin haber visto la casa, ya que este tipo de estafas son cada vez más frecuentes.

Posts Relacionados