Una de las celebraciones más curiosas del Reino Unido es la Noche de Guy Fawkes, más conocida como Bonfire Night.

¿Por qué es curiosa? Porque esta celebración no está dedicada a conmemorar ningún hito o victoria, sino a recordar el fracaso de la Conspiración de la Pólvora.

Así, cada 5 de noviembre las ciudades se llenan de hogueras y fuegos artificiales, bajo el grito de “Remember, remember! The fifth of November, The Gunpowder treason and plot”.

La Conspiración de la Pólvora

Era el año 1605 cuando una facción de católicos intentaron destruir el Palacio de Westminster, sede del parlamento, con el objetivo de asesinar al rey Jacobo I, a su familia y a la mayor parte de la aristocracia protestante para colocar como cabeza de Estado a alguien católico. La fecha escogida por los conspiradores fue el 5 de noviembre durante la Apertura de Estado. Sin embargo, debido al espionaje y a traiciones internas, el Gobierno descubrió la conjura. Guy Fawkes, el encargado de detonar los explosivos, fue sorprendido en el sótano del Parlamento mientras cuidaba los barriles de pólvora y ultimaba los preparativos.

The Gunpowder Plot Conspirators, 1605 by Crispijn de Passe the Elder

El origen de la celebración

Para celebrar que el atentado había fracasado y que los conspiradores habían sido arrestados, el Consejo del Rey permitió que el pueblo lo festejara realizando hogueras. Tuvo lugar así la primera celebración del fracaso del atentado. En enero de 1606, días antes de que los conspiradores fueran ejecutados, el Parlamento aprobó la ley Observance of 5th November Act, comúnmente conocida como “Thanksgiving Act”, por la que se llamaba a celebrar pública y anualmente el fracaso de la conjura.

A mediados del siglo XIX, la celebración había perdido el significado patriótico y anticatólico del pasado, por lo que en marzo de 1859 el Parlamento promulgó el Anniversary Days Observance Act que derogaba la ley de 1606, y por la que la celebración se retiraba del calendario oficial para dejarla como festejo popular.

Tradicionalmente se vienen realizando hogueras (de ahí que se denomine Bonfire Night) en las que se quemaban muñecos conocidos como los guys, representando la imagen de Guy Fawkes. Los niños salían a pedir monedas al grito de “Penny for the guy!” con las que comprar pequeños petardos. También pedían dinero recitando versos relacionados con la detención de los intrigantes que solían empezar con el familiar “Remember, remember, the fifth of November, Gunpowder Treason and Plot“.

Además de las hogueras, también podemos disfrutar de espectáculos de fuegos artificiales. ¡No te los pierdas!